UNA HUMILDE OPINIÓN.- Respecto de la UADY

Por: Sergio Alejandro EUÁN ARGÁEZ

Sé que no me lo están preguntando pero me gradué en la Universidad Autónoma de Yucatán, y sí, me siento orgulloso por ello, creo que cualquiera lo estaría puesto que es una de las mejores universidades del país. Sin embargo, hay que ser objetivos, la UADY siempre ha estado ligada a escándalos de todo tipo: educativos, políticos, económicos, etc. Y ahora no es la excepción puesto que hace unos días se dio a conocer la noticia de que el CENDI que opera en lo que fuera laFacultad de Psicología cerrará sus puertas al término de este ciclo escolar (2016-2017). La noticia ha caído como bomba en cierto sector de la población, y mucho más si uno ha leído la manera en que lo andan divulgando entre los medios, sobre todo las redes sociales: se van a dejar desamparados a niños con Necesidades Educativas Especiales (NEE), que la Universidad no cuenta con doscientos mil pesos anuales para mantener el CENDI, que no se informó a los padres de familia sobre esa decisión, entre otras cosas.

Pido que vayamos por partes, por favor. Desde hace unos años se sabía que el CENDI cerraría sus puertas y así se informó a los padres, solo que dicha decisión se venía postergando, y tal vez por esta manera de actuar los padres pensaron que no se llevaría a cabo, al final resultó que siempre sí. Al confirmarse la noticia la dirección de la escuela informó sobre el hecho, y ante la preocupación de algunos padres, se decidió que las autoridades competentes buscarían un lugar adecuado para que los niños continuaran con su educación. No sé, pero eso como que no lo hacen en otras escuelas que cierran sus puertas. Tome en cuenta también que la mayoría de los padres de familia aceptó el hecho sin más escándalo y si la noticia anda circulando como lo peor que puede hacer la UADY a unos niños es por una madre que no le gustó la idea y montó todo su teatro, incluso su hijo ya está en tercer grado, o sea, y esto es un punto muy personal, se me hace lo más idiota del mundo, en qué le afecta.

Sí, es cierto, es un insulto saber que la Universidad no tenga doscientos mil pesos al año para mantener el instituto, sobre todo cuando se sabe de los excesos que el señor Williams ha tenido en el tiempo que lleva como rector, al igual que sus compadres y comadres más cercanos que tienen un importante cargo, esa cantidad es nada, y si además agregamos el hecho de que algunas personas que han estado directamente vinculados al CENDI han querido sacar su rebanada de pastel pues el insulto es más que una buena mentada.

Pero seamos sinceros, hace mucho tiempo (no puedo especificar cuándo) el CENDI estaba bajo la buena protección de laFacultad de Psicología, incluso hay registro de que contaba con una buena cantidad de alumnos y docentes, en otras palabras, que se podría mantener solo sin ningún problema, pero poco a poco el CENDI fue cayendo en desgracia, sobre todo cuando la Facultad se pasó al campus de humanidades, la gente creyó que también el CENDI lo hizo y el abandono fue solo cuestión de tiempo. Ahora lo que antes albergaba a más de cien niños y más de tres grupos ahora contrabajo y se cuenta con cuarenta alumnos de los cuales el 10 por ciento (eso creo que es mucho) tiene una NEE, o sea, que es mucho más lo que se invierte en él. De esta manera creo que lo mejor que pueden hacer es cerrarlo y evitar que siga en el abandono y siga siendo objeto de desfalcos disfrazados.

Quiero dejar en claro que este hecho debe de ayudar para reflexionar sobre dos cosas:

La primera, que nosotros como sociedad tenemosla obligación de hacer rendir cuentas a la Universidad sobre la manera en que utiliza los recursos proporcionados por el Estado, es urgente que se haga algo contra aquellos que están en el poder y benefician solo a los suyos o a quienes le hacen la barba, no se puede continuar con los excesos y dejar para lo último las necesidades importantes, no debemos permitir que la mejor herencia que nos dejó don Felipe Carrillo Puerto se convierta en basura solo por la ambición de poder y dinero de unos pocos.

Y la segunda, se debe revisar el servicio de USAER en las escuelas públicas para que los padres de familia que cuentan con un niño con NEE puedan sentirse seguros por la atención que tendrá su hijo en la escuela, no se pide nada extraordinario puesto que uno de los fines que tiene un USAER es llevar a cabo una inclusión en toda la extensión de la palabra, brindando todo atención posible al alumno, a la escuela, a los padres. En nuestra manos está el poder contar con una sociedad más digna, una educación de buen nivel, pero si se hace todo lo contrario, si permitimos la desinformación, el exceso, etc., entonces nos merecemos peores cosas. Evitemos hablar por hablar para prevenir mal entendidos como estos que, la verdad sea dicha, dan pena ajena por la manera en que se plantean los hechos a la población. Esta es solo mi humilde opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *