Panocha, papaya, bizcocho, chiches… y SEXOHORÓSCOPOS del 21 al 27 de agosto de 2017

  • Hablando de palabras y palabrotas

Por: El Capitán LUJURIA

El país está de la chingada, y a cada día esperamos que algo terrible suceda. Pero nadie parece notarlo. Los medios electrónicos siguen dedicados por entero a decir mentiras y pendejadas a favor del inútil Peña Nieto y los politicuchos de mierda que padecemos. Eso sí, Maduro y El Peje son lo pior de lo pior del mundo. En fin, aunque andamos en pausa vacacional de verano, lejos quedaron los días en que todo el mundo andaba de güeva. Ora no sabemos ni qué onda. Por ello, esta semana quise tocar un tema más frivolón que de costumbre, pero más interesante.

Me quise enfocar en el hecho de que existen una gran cantidad de palabras inocuas en México, pero casi impronunciables en otros países de habla castellana. Es el caso de pinguín o diablillo que es modificación de pingo, que en Sudamérica es el masculino de pinga, cuyo significado es pene. ¡En la madre! Pero ahí les van otros. Por ejemplo, cuando uno dice “una jalada de pelos púbicos” pudo haber dicho que se trataba de una jalada de pendejillos. Y es que el significado real de esta palabra es vello del pubis y de la ingle. Aquí en México también denota tonto o estúpido, pero en Chile, jovencito, adolescente. Ahora bien, cuando quieran decirle pendejo a alguien sin que se ofenda, díganle mejor vello púbico.

Por igual tenemos la palabra papaya, cuyo sentido real en el dipcionarioy en nuestro país es el de una fruta tropical muy sabrosa; pero en Cuba, Puerto Rico y las Antillas es vagina. Entonces, si estando en alguna isla antillana se le antojara refrescarse con un agua de papayita, mejor pídala de fruta bomba. Existe otro vocablo interesante: chucha, que en nuestro país es diminutivo de Jesusa, pero perra en el norte de México; más sin embargo, en Ecuador es sexoservidora y en algunos otros países latinoamericanos, vagina. Por eso, en estas naciones no podría exhibirse la película Chucho El Roto con ese título. Ahora bien, de esta suculenta parte del cuerpo femenino existe una gran cantidad de palabras a saber: En Argentina se le llama concha y coño. En México: panocha. Bizcocho, chango, mono. En Cuba, bollo, papaya y coño. En España es el coño. Qué me dicen del término coger, que aunque en toda América Latina significa asir, tomar, agarrar, también denota copular o fornicar. Esta hermosa palabreja prácticamente está prohibida en todo el continente, aunque en México se utiliza de vez en cuando en sus acepciones “decentes” (como en España) sin que se escandalicen los oídos castos. Algo semejante podría suceder si usamos la palabra pisar, pues en Peñalandia denota pisotear y es un sinónimo de apareamiento entre las aves. Empero, en Centroamérica es apareamiento, pero entre hombre y mujer. Así que si estando en El Salvador y mientras usted baila con una chica le pone su patota sobre su piecito, no se disculpe con ella por haberla pisado sino majado.

Pero por igual tenemos la voz chile, que aquí es ají, condimento picante, el nombre de un país sudamericano, pero además pene. Aun así, en España y en Hispanoamérica sólo tiene su significado correcto. De esta manera, a nosotros siempre nos ha intrigado el nombre de ese país del cono sur. Lo mismo que la palabra polla, que es la hembra del pollo o bien, mozuela, astuta. En México asimismo es una bebida preparada a base de jerez y yema de huevo o un montón de apuestas de un juego. En Chile es lotería y en España pene. De ahí que si en México nos llevamos la polla, es que hemos ganado el juego. En Chile sacarse la polla significa que se ha ganado la lotería. Pero sacarse la polla en España, podría traerle algunos problemas. Además aquí los tenochcas usamos mucho la palabra verga, que en realidad significa antena, percha, vara, mástil, palo; pero para nosotros es el pene, no así en América Latina y España. Hay otra palabra que a mí me encanta: chiches, que indica chucherías, dijes, adornos o tetas o ubres. Pero en el resto de América sólo tiene su significado real y en España no existe.

Por último hablaré del vocablo chingar. Su significado es bromear, fastidiar, embriagarse. En nuestro país además joder, follar, coger pero violando, molestar, causarle un mal a otra persona. En Centro América chingo quiere decir chato. Por supuesto, esta palabra  es casi insustituible en el léxico mexicano, quizá superada únicamente por madre (a toda madre, valer madre, oler a madres, ser una madrecita, darse en la madre, ponerse en la madre, a toda madre, ¡Ni madres!, estar de poca madre, un madral, estar hasta la madre, ¡pa’la madre!, madrazo, darle una madrina). Se dice que si alguien es un chingón es muy bueno para algo, pero también para decir que el fulano se la pasa molestando al prójimo. Una chingadera es algo que no sirve. También se usa para decir que alguien nos ha hecho una trastada. Una chingonería es algo estupendo. Se manda a chingar a su madre a alguien, cuando se le despide a alguien. Hay que chingarse quiere decir que hay que trabajar duro. ¡A la chingada! Es ¡al diablo! Unchingaquedito es un hipócrita. Estar que se lo lleva a uno la chingada es estar furibundo. En fin, saludos de El Capitán Lujuria.

SEXOHORÓSCOPOS

ARIES.- Si te enloqueces cuando tu chava juguetea con tu asterisco, no significa que te estés volviendo maricón. Lo que pasa es que estás encoñado. Estás feliz como Arturo Duarte, que ahora despacha en el Reclu Norte.

TAURO.- Usa tu terquedad, explícale a tu nuevo amor que te pones muy cachonda cuando estás cruda y que tu mejor cura es echarte el mañanero. No dejes que te haga el feo, aunque tengas aliento a cebollas y a Tonayá rancio.

GÉMINIS.- Esta temporada te esperan más celos y entripados con tu primo-hermano, que tienes de visita en casa, pues no deja de mirar con insana lujuria a tu esposa y a tus hijas adolescentes, que cuando caminan tienen un maravilloso movimiento de culo. Dale chance, es época de vagaciones.

CÁNCER.- Al igual que Peña Nieto y los corruptos legisladores, que embriagados de felicidad veraniega creen que viven en el país de las maravillas, aprovecha tú estas fechas de gueva y libérate de tu marido madreador y briagadales, a quien, además, ya no se le para. Evoluciona y no te intereses más en los pervertidos.

LEO.- Te angustias porque ya nadie te invita de vacaciones, pero tú tienes la culpa. Al quinto tequila te sale tu lado B y te da por enseñarles tu pitito a las esposas de tus cuates. Que no te invada la nostalgia.

VIRGO.- Eres una amante inspirada y tienes todo lo que un hombre decente puede desear: garganta profunda y un gran túnel hambriento. Así que no te preocupes porque tienes ya las tetas un poco caídas.

LIBRA.- Ya se te hizo costumbre meneártela delante del espejo del ropero después de ponerte los zapatos de tacón alto de tu esposa, mirándote las piernas oscurecidas por sus medias y liguero, levantándote lentamente la falda por los muslos. Eso está bien, pero a tu mujer ya no le hace tanta gracia que cada vez que regresa de la leche te encuentra en esas fachas. Ante la evidencia, cómo quieres defenderte de tus puterías.

ESCORPIÓN.- Comprende, a tu marido lo conociste en una orgía sexual disfrazado de monja; entonces no te encabrites que le encante ensabanarse de vez en cuando con pervertidos como algunos diputadetes y gobernaduchos.

SAGITARIO.- En vez de pene tienes un poste de teléfonos dispara-orina y eso las enloquece. Pero hombre, eso no lo es todo en la vida; qué hay del amor y la ternura.

CAPRICORNIO.- ¿Para qué quieres ponerte a dieta? Es cierto que estás extremadamente gorda y eso te acompleja, pero ese es tu verdadero encanto, además, claro, de que eres sexualmente salvajona. Tu boca devoralotodo te mantiene, al igual que a Manuel López Obrador, en altísimos niveles de popularidad.

ACUARIO.- Tu estado emocional es pesimista. Hace ya tiempo que no te ligas a algún camionero. Al último que conociste y le pediste que te la chupara te respondió con un fuerte gancho al hígado. Date una vuelta por la Cámara de Diputados, en medio de su desmadre de seguro alguno cede a tus bajos instintos.

PISCIS.- Pese a que en esta temporada tu mujer suele irse con cuanto fulano se encuentra por ahí, entre más cerdo y miserable mejor, sigues amándola. Lo que pasa es que estás lleno de espíritu veraniego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *