Muerte en la Cárcel Pública

Muerto.jpg
  • Las últimas horas de detenido fueron de agonía y dolor

Poco antes de recuperar su libertad, de la cual fue privado por elementos de la Policía Municipal de Mérida, Adolfo C.M., de 29 años de edad, sufrió un horrible y fulminante infarto al interior de la pestilente mazmorra que se le asignó en la corporación policíaca, donde finalmente encontró la muerte, así, solo, como un perro sarnoso.

Y es que siendo las 15:30 horas del día de hoy, agentes policiales asignados al área de la Cárcel Municipal acudieron a la celda en la que se encontraba  esta persona, aparentemente dormida, debido a que a las 15:50 horas concluía su tiempo de arresto.

Al tratar de despertarlo y ver que no reaccionaba, de manera inmediata se dio aviso al médico en turno y a paramédicos de la corporación, quienes le aplicaron técnicas de resucitación, sin lograr que la persona reaccionara.

Adolfo C. M. ingresó a celdas el día de ayer 12 de septiembre a las 3:50 horas, luego de ser detenido en la calle 47 por 62 y 64 por disturbio en la vía pública en estado de ebriedad.

Se dio parte de los hechos al Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado para el levantamiento del cuerpo.

Cabe señalar que, como ocurre en muchos casos, la autoridad municipal negó que sus agentes hayan golpeado al individuo en cuestión. Se espera que la necropsia que marca la Ley indique el motivo real de la defunción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top