Mérida, pionera en la firma de la Carta de Derechos Culturales

* “La cultura es de los ciudadanos”, dice el
alcalde
Mérida es la primera ciudad del país en firmar un documento
para conservar, mejorar y difundir el patrimonio cultural
Con la Carta de los Derechos
Culturales, cuya presentación encabezó hoy el alcalde Mauricio Vila Dosal,
Mérida sería la primera ciudad del país en firmar un documento de ese tipo para
conservar, mejorar y difundir el patrimonio cultural, al mismo tiempo que
empoderar a los ciudadanos para hacer uso de esos derechos.
Ante funcionarios municipales
y representantes de distintos sectores de la sociedad, incluida la comunidad
artística, el Concejal señaló que con la Carta de los Derechos Culturales
Mérida estaría a la par de París o Montreal y eso habla de los alcances y la
visión cultural que la administración que encabeza tiene para la ciudad.
“En Mérida, nuestra Ciudad
Blanca estamos iniciando un proceso de reflexión sobre nuestra política
cultural, que deseamos para este municipio”, puntualizó. “Agradezco que en esta
reflexión nos estén ayudando consultores internacionales como Lucina Jiménez,
experta de la Unesco en Gobernanza y Cultura, y de Ciudades y Gobiernos Locales
unidos”, dijo.
El alcalde enfatizó que la
cultura no pertenece a los gobiernos, sino a los ciudadanos y a las autoridades
corresponde trabajar para que sus gobernados usen, gocen, se muevan en el
espacio público para reconocer sus diferencias y sus oportunidades de diálogo.
“Con los puntos
incluidos en la Carta buscamos que el espacio público sea punto de convivencia
y paz social y esto lo podemos lograr en la ciudad de Mérida”, aseveró.
Además, la propuesta incluye
que los bienes culturales y artísticos lleguen a todos, que Mérida sea una
ciudad solidaria donde tengan cabida todas las expresiones culturales, se
respeten los derechos individuales y colectivos de todas las personas y donde
ni uno solo de los meridanos quede fuera del disfrute y conocimiento de las
expresiones de arte y la cultura.
Dijo que el Ayuntamiento de Mérida hará una
solicitud para pertenecer al Grupo de Ciudades y Gobiernos Unidos Locales,
además que firmará un convenio de trabajo con la “Agenda 21” para
reflexionar sobre la cultura de Mérida basada en los ejes de los derechos
humanos, la inclusión social, el respeto al medio ambiente, la economía, la
sustentabilidad, la cultura y la gobernanza.

“La cultura puede ser una
herramienta y una palanca para el desarrollo de todas estas condiciones
necesarias para la buena convivencia de los seres humanos”, expresó.
Precisó que la carta tendrá
que pasar por el Cabildo para su aprobación.
Mauricio Vila aseguró que el objetivo primordial
de la Carta será que todos los meridanos tengan acceso a los beneficios de la
cultura, ya que ésta es parte fundamental para el desarrollo de las personas.

Agradeció a las instituciones
que decidieron iniciar esta aventura con la Comuna y suscribir la carta, entre
las cuales están la Universidad Autónoma de Yucatán, la Cámara de la Industria
de la Radio y la Televisión y a la Cámara de la Industria Restaurantera, así
como al Grupo de Artes Escénicas La Rendija.
“Velaremos porque esta Carta
no sea sólo un conjunto de buenas intenciones. Los meridanos merecemos seguir
teniendo oportunidades de crecer como personas con una política cultural
incluyente, diversa y que fortalezca el tejido social y la cultura de la paz que
siempre nos ha caracterizado”, añadió.
Lucina Jiménez, directora
general de ConArte, integrante del Grupo de Expertos en Gobernanza para la
Cultura y el Desarrollo de la Unesco-París y Experta de la Comisión de Cultura
de la Organización Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) para
la Agenda 21 de la Cultura, manifestó que Mérida se adelanta en la tarea de
hacer de la ciudad un lugar donde la cultura es herramienta fundamental para la
convivencia, para el desarrollo humano y en una perspectiva de sustentabilidad.
Señaló que con esa medida,
Mérida reconoce el aporte de sus ciudadanos como la base de sus recursos y la
esencia de su construcción y diversidad, así como de su innovación y de la
posibilidad de que esos recursos culturales formen parte de una mejor
convivencia y bienestar.
“Al final del día, las
ciudades son ese espacio para encontrar la felicidad, donde la diversidad no es
fuente de conflicto sino de riqueza, que permite ampliar nuestros horizontes
contemporáneos en todos los ámbitos”, dijo.
“Desde la Agenda 21 de la
Cultura, agregó, celebramos el nacimiento de la Carta Cultural que coloque a
Mérida como la ciudad pionera de nuestro país en el reconocimiento de los
derechos culturales de sus ciudadanos, residentes y quienes han decidido que
Mérida sea el lugar de acogimiento para su vida y sus familias”, prosiguió.
Dijo que el surgimiento de la
Carta coloca a Mérida como la segunda ciudad latinoamericana que asume los
derechos culturales en el marco de la “Agenda 21 de la Cultura”,
luego de Bogotá.
Consideró que la
participación de Mérida en la Agenda 21 de la Cultura ayudará al desarrollo y
construcción de nuevas ciudadanías.
“De ahí que el reconocimiento de los derechos
culturales hoy en día sea un eje fundamental que va aparejado al desarrollo de
una nueva política cultural, una política de nueva generación que este
municipio asume en una forma práctica, en los hechos, no sólo en las palabras”,
puntualizó.

Por su parte, el director de
Cultura del Ayuntamiento, Irving Berlín Villafaña, tuvo a su cargo la
presentación de la propuesta de la Carta de Derechos Culturales que se centra,
dijo, en el derecho de las personas, ya que sin los ciudadanos los bienes
culturales no tienen sentido.
Indicó que hasta ahora el
municipio no tiene una regulación específica en materia de cultura, sino
únicamente un reglamento que tiene vigencia para el pago de impuestos, pero no
implica el respeto a los derechos culturales.
La Carta de Derechos Culturales, añadió, reconoce
entre otras cosas la diversidad cultural, las identidades con criterio de
libertad, equidad y respeto.
Reconoce asimismo el derecho del meridano a las
personas a la autogestión de sus propios proyectos, acceso libre a nuevas
tecnologías y bienes culturales, a la participación mediante asociaciones y al
uso de su territorio básico como parques, mercados, colonias y barrios como
elementos de expresión y de proyectos culturales.

Enfatizó que como parte de
esa Carta “todos tenemos la obligación de respetar los derechos
culturales, armonizar nuestra expresión cultural con la convivencia en el
espacio público, cultivar, dialogar y difundir las culturas que conviven en el
municipio y promover la participación de los públicos en las diversas
expresiones del arte”, además de apoyar proyectos para sectores
vulnerables.
Dijo que, como ejemplo, los
empresarios podrían fomentar el patrocinio y mecenazgo del arte promoviendo
muestras fotográficas en sus negocios con imágenes del entorno en el que están
ubicados.
Recordó que se convocará a
diversos sectores para analizar la propuesta, que posteriormente será enviada a
Cabildo para su aprobación.
En el evento participaron también Álvaro Mimenza
Aguiar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial y presidente de la
Canirac-Mérida; Bernardo Laris Rodríguez, presidente de la CIRT Yucatán; Raquel
Araujo, directora del teatro La Rendija; Renán Solís Sánchez, de la UADY; José
Luis Martínez Semerena, regidor presidente de la Comisión de Cultura, y el
diputado Josué Camargo Gamboa.
También Jorge Cortés
Ancona, jefe del departamento de Fomento Literario y Promoción Editorial de la
Secretaría de la Cultura y las Artes; Jorge Humberto Melguizo Posada, consultor
internacional del Ayuntamiento de Medellín, Colombia, así como representantes
de cámaras empresariales, colegios profesionales, comunidad artística,
regidores y directores del Ayuntamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *