Estos robots quieren ‘comerle el mandado’ a Amazon en entrega a domicilio

e16e74a6351544399425_standard_desktop_medium_retina.jpeg

Una minorista está utilizando robots para recoger, empacar y enviar la mayoría de los artículos, por lo general sin ningún contacto humano.

En un espacio enorme en una ubicación no revelada de Estados Unidos (EU). Un vehículo autónomo de cuatro ruedas del tamaño de un horno microondas se enrolla hasta un brazo robótico y se detiene repentinamente. El brazo gira, inserta una sonda en el contenedor de plástico del vehículo y, con un silbido, recupera una caja de Hamburger Helper. El brazo deja caer la mezcla de pasta y salsa procesada en una caja de cartón para su envío, y otro pequeño robot coche se la lleva.

Este sistema ha sido un secreto muy bien guardado. Pero unos días después del Día de Acción de Gracias, con la temporada de compras en curso, el creador de los robots, la empresa emergente de Boston, Berkshire Gray, le dio un recorrido a un reportero de Bloomberg Businessweek, mientras docenas de pequeñas máquinas correteaban por el vasto almacén.

Berkshire Grey construyó este sistema para un gran minorista que no es Amazon. La startup, fundada en 2013, cobra decenas de millones de dólares por estas instalaciones, ofreciéndolas como una manera para que los minoristas compitan con la eficiencia de Amazon.

La compañía de Jeff Bezos ha entrenado a los clientes para decir: “Quiero exactamente lo que quiero, y lo quiero ahora. Y, por cierto, espero que el envío sea gratuito “, dice Tom Wagner, director ejecutivo de Berkshire Grey.

La succión y la compresión de aire ayudan al brazo robótico de Berkshire Grey a aproximarse mejor a la versatilidad de la mano humana.

Los gustos de Walmart, Target y Best Buy no tienen más remedio que llegar a más clientes en línea. En el Black Friday, los ingresos minoristas en línea aumentaron un 24 por ciento con respecto al año anterior, mientras que el tráfico de clientes en las tiendas disminuyó en un 2 por ciento, según Adobe Analytics y ShopperTrak, que monitorean las tiendas en línea y físicas, respectivamente.

Amazon dijo que el Cyber ​​Monday de este año fue el día de compras más grande en la historia de la compañía.

Wagner, anteriormente director de tecnología para el fabricante de aspiradoras IRobot, tuvo la idea de Berkshire Grey en 2012 después de visitar un centro de distribución minorista. Amazon acababa de pagar 775 millones de dólares por Kiva Systems, un fabricante de robots que transborda las estanterías alrededor de los almacenes, y otros minoristas no parecían reconocer que los robots representaban una seria ventaja competitiva en el notorio negocio de entrega. “Es muy laborioso”, dice Wagner . “Y los trabajos por ellos mismos no son muy buscados”.

Eso es un eufemismo. Trabajar en un almacén minorista es tan exigente físicamente y los salarios son tan bajos que incluso en una era de automatización, las empresas habitualmente luchan por encontrar suficientes trabajadores y enfrentan críticas casi continuas sobre los bajos salarios, los entornos inseguros y de explotación.

En el Black Friday los trabajadores del almacén en Alemania, España e Italia, salieron durante sus turnos para protestar por sus condiciones.

Wagner dice que el sistema de Berkshire Grey va más allá de los robots ayudantes de Amazon. Está utilizando robots para recoger, empacar y enviar la mayoría de los artículos, por lo general sin ningún contacto humano.

Los pequeños robots, conocidos como FlexBots, funcionan como pequeños autos que conducen por sí mismos, se colocan debajo de los estantes y empujan contenedores de plástico llenos de artículos hacia sus plataformas. Luego, llevan los contenedores a los brazos robóticos que sujetan los artículos y los colocan en cajas de envío, que después se clasifican por otro conjunto de brazos robóticos y cintas transportadoras.

Amazon y otros minoristas todavía usan a los humanos para recoger objetos: porque replicar la mano humana que puede agarrar una bombilla con la misma facilidad que un paquete de baterías AA es uno de los problemas más difíciles en robótica.

El avance técnico clave fue el procedimiento de la succión del aire dice Matt Mason, científico jefe de Berkshire Grey y profesor de ciencias de la computación de la Universidad Carnegie Mellon que se especializa en agarre.

Los 100 empleados de Mason y Berkshire Grey, distribuidos en una sede de Lexington, Massachusetts, y en un laboratorio de investigación y desarrollo de Pittsburgh, diseñaron un sistema que utiliza cámaras conectadas a un software de inteligencia artificial para escanear e identificar cada elemento, verificando que pertenezca a la cola de envío. y determinar dónde agarrarlo.

El software dirige un brazo robótico con una copa flexible en el extremo y dispara un compresor de aire para crear un vacío para levantar el artículo de la bandeja del FlexBot y colocarlo en una caja para su envío.

Berkshire Grey dice que ha registrado varias grandes compañías minoristas y de envío y que sus clientes han reducido los costos laborales de la selección de artículos hasta en un 80 por ciento. Los humanos aún necesitan manejar productos que son frágiles o que pesan más de 5 libras, dice Wagner, aunque agrega que la compañía podría diseñar sistemas para manejar cargas más pesadas.

No ganará la carrera de armamentos robótica tan fácilmente. En mayo, Kroger pagó 248 millones de dólares por una participación minoritaria en el supermercado Ocado, con sede en Reino Unido, que está desarrollando almacenes totalmente automatizados.

En octubre el sitio de noticias de tecnología The Information dijo que Amazon estaba desarrollando su propia pinza de vacío. Pero Wagner no necesariamente tiene que vencer a Amazon. La mayoría de los minoristas están tan atrasados ​​que incluso mantener el ritmo sería una victoria.

Fuente: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top