El desgobierno en Umán

WhatsApp-Image-2019-01-09-at-4.49.13-PM-774x1024.jpeg

El desgobierno en Umán

Umán, Yuc. a 9 de enero de 2018.- En Umán, tal parece ser que no hay un presidente municipal. Al menos, no uno que despache en palacio, como debería ser. Ha habido, últimamente, infinidad de que quejas de ciudadanos que acuden a la oficina rosada de Freddy Ruz en busca de una audiencia y, una vez ahí, se topan con que el menú de atenciones sólo tiene sopas: o te batean y te atiende José Manuel, el secretario, porque de nuestro figurín presidente, ni sus luces. Es más, incluso en los actos de protocolo, es “Chepo” Manuel quien hace acto de presencia “en representación de…”
La ausencia de Freddy en palacio ciertamente genera y verdadero problema dada su autoritaria de gobernar, pues genera una parálisis administrativa ya que directores municipales no pueden dar un paso sin que Ruz Guzmán lo autorice. Y a falta de él, pues nadie ni nada se mueve.

Los muy malpensados de palacio, juran y perjuran que Freddy no pone un pie en palacio, y cuando lo hace es a escondidas, porque tiene miedo. Y ese temor, aclaran nuestros informantes, proviene del hecho de saber que ganó unas elecciones a la mala. Quienes aseguran esto, dicen que para ganar las pasadas elecciones Freddy hizo muchos pactos en lo oscurito y que, casi todos esos acuerdos, implican romper las leyes o son imposibles de cumplir. “El grave problema”, aseguran quienes atestiguaron esos acuerdos, “es que Freddy pactó con tantos y ofreció tantas cosas, que hoy no puede cumplirlas”. Esta misma gente afirma que el problema para Freddy no es romper las leyes “A él (Freddy) nunca le ha preocupado hacer algo ilegal con tal de cumplir sus caprichos personales, ni tampoco se ha detenido para actuar fuera de la ley si se trata de favorecerse él mismo o un allegado… el verdadero problema es que no hay recursos, ni manera de cumplir con tantos acuerdos”.

¿Sabía Freddy que estaba firmando cheques sin fondos al contraer esos compromisos durante su campaña? Nuestros confidentes afirman que sí. Y ponen como ejemplo los famosos “Freddyvales” de despensa que repartió cuando era candidato: “Se repartieron 22 mil vales de despensa, si promediamos $500 por cada vale, tenemos una cantidad total de $11 millones ¿de dónde se va a sacar esa cantidad de dinero?” Además, añaden que Freddy lo hizo con dolo, pues él sabía perfectamente que esos vales nunca podría ser canjeados porque ese programa tendría que ser aprobado por esta nueva administración y, hasta ahora, no han sido considerados dentro del programa de egresos, ni ha sido pasada esa iniciativa a cabildo.

Otro frente problemático es el dinero y/o puestos en palacio que Freddy y Mardoqueo Uicab le ofrecieron a las “operadoras” políticas. “De hecho ya se dio el caso que, a Mardoqueo, una de ellas le reclamó en la misma sala de cabildo”, dicen estas personas, “La mujer reclamaba $15 mil” remata. A otras, les ofreció puestos para ellas o para sus familiares en palacio, pero tampoco les ha cumplido. Por otro lado, también están los empresarios que pusieron recursos para la campaña de Freddy, todos y cada uno de ellos quiere recuperar su inversión, pero no hay manera que todos ellos sean proveedores de palacio: “La manera en que los “inversionistas de campañas políticas” recuperan su dinero es convirtiéndose en proveedores. Freddy les compra desde papelería de oficina, mobiliario, uniformes, renta de sillas y parafernalia para eventos, luz y sonido, impresos y hasta medicinas. Todo ello a precios inflados, para que el proveedor “gane” y Freddy obtenga su tajada”.

Incluso, nuestros informantes aseguran que esa es la razón por la cual ya hasta los mismos regidores tienen asistentes. “Te pondré un ejemplo que tú ya conoces muy bien: Mardoqueo Uicab… él operó, de manera descarada, fuera de la Ley durante la campaña de Freddy. Ustedes tienen esas grabaciones con Julia Rosado, dónde se les escucha a él y a Freddy ofrecerle $30 mil, dinero de palacio, a Julia. Bueno, el caso es que Mardoqueo tiene como asistente personal a Sandra Yolibeth, una psicóloga que trabaja para él en su negocio… pero la muchachita recibe su sueldo en palacio ¿esta es la austeridad de la que habla Freddy? ¿para qué necesita Mardoqueo o cualquiera de los regidores asistentes pagados con el erario, si no hacen nada?”

Verdad o mentira, lo cierto es que Freddy brilla por su ausencia en palacio municipal mientras que los asuntos públicos los atiende el mayocol palaciego, José Manuel. Bien dicen que el miedo no anda en burro… y menos anda con gente cobarde que nunca da la cara ¿verdad Freddy?

Fuente: Tu Espacio del Sureste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top