Aumentan los asesinatos en Kanasín, Progreso y Tekax, en 8 años

IMG-18714010-660x330.jpg

En los últimos ocho años, en Yucatán se registra un aumento en los asesinatos cometidos en el interior del Estado, destacando principalmente Kanasín, Progreso y Tekax, reveló el Centro Estatal de Prevención Social del Delito y de Participación Ciudadana (Cepredey).

Hasta el momento, en el Estado hay poco más de dos millones de habitantes, de los cuales, poco más del 50 por ciento vive en Mérida, por lo que en teoría de ser el municipio de mayor incidencia delictiva y cada vez más con mayor índice de violencia.

Entre 2011 y 2018, en el Estado se cometieron 363 homicidios dolosos, de los cuales 182 sucedieron en la ciudad capital, el 50.1 por ciento, y el resto, se distribuyó en al menos 20 municipios del Estado.

Asimismo, en éste período se observa que los homicidios calificados cometidos en la entidad no son producto del crimen organizado, sin embargo, muchos son polémicos, y de estos hay de extrema atención dada la peligrosidad que tienen, estableció un reporte de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Ejemplo de ello es el caso de los presuntos asesinos Ángel González y Nidia Pérez, acusados por coautoría en el homicidio del agente Manuel Felipe Nery Blanco Méndez, así como de lesionar a otro elemento de seguridad, incidente ocurrido el 13 de noviembre de 2018, justo enfrente del Complejo de Seguridad Pública del Estado.

En 2012 se registró el menor número de homicidios calificados en Yucatán, problemática que aumentó de manera significativa durante la administración de Rolando Zapata Bello, pues el mayor número de casos se dio en 2015, con 53 casos y al año siguiente llegó a 50.

En marzo de 2016 entregó en vigor la Estrategia Integral de Seguridad Pública: Escudo Yucatán, con la cual se buscaba disminuir la incidencia delictiva en el Estado, pero son imperceptibles los resultados, al menos en el rubro de homicidios cometidos como premeditación, alevosía y ventaja.

El Cepredey estableció que del total de asesinatos cometidos en ocho años, 181 se cometieron en el interior del Estado, de los cuales, el 43 por ciento ocurrieron en nueve municipios.

El mayor número de casos se registró en Tekax, con 33 casos, seguido de Kanasín, con 28 asesinatos y Progreso, con 20, que en conjunto suman el 22.3 por ciento del total.

Asimismo, en Tizimín y Valladolid se cometieron 15, respectivamente, seguido de Umán, con 13, Motul y Maxcanú, con 11 cada uno, e Izamal con 10.

Durante 2018 se registraron 48 homicidios dolosos, de los cuales 22 se cometieron en Mérida, el 45.8 por ciento, y el resto, en 13 municipios del interior del Estado.

Específicamente, cinco en Kanasín, cuatro en Valladolid y Progreso, respectivamente, tres en Umán, dos en Temozón, y el resto, en Acanceh, Espita, Halachó, Izamal, Maxcanú, Ticul, Tizimín y Tzucacab.

Del total de asesinatos, 17 de las víctimas fenecieron a consecuencias las lesiones sufridas con un arma blanca, el 35.4 por ciento, y en ocho se utilizó un arma de fuego, el 16.7 por ciento,

El homicida también empleó otros objetos para acabar con su oponente, pues en algunos casos optó por ahorcarlo, en otros se le arrojó un objeto contundente en la cabeza, etc, que en esta ocasión fueron 23 casos, el 47.9 por ciento.

Fuente: Tu Espacio del Sureste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top