Análisis Político.- De la impartición de justicia y policías corruptos en Mérida

Por: José Arturo LÓPEZ TREJO

El poder judicial y la impartición de justicia están en vías de un cambio radical en la ciudad de Mérida en cuanto a la ejecución de buenas sentencias y mejor investigación de un supuesto delito, así como una mejor disolución de demandas en la capital yucateca nos comenta un amigo y magistrado.

Ya que en la ciudad anteriormente se podía privar de la libertad a las personas tanto por una declaración falsa dada por un vecino al que el supuesto delincuente le cayera mal así como por la propia policía que a veces estaba en complicidad con los demandantes, sin antes verificar si el hecho demandado era cierto o no.

Una persona o individuo podía estar tomado o drogado en su domicilio y si se alteraba por los efectos de estos se llamaba a la policía, te trepaban cuando en todo caso tenían que llevarse al dueño por estar en estado inconveniente, a este es a quien se le debería llevar a dormir la mona no a las personas que están en sí ya que muchas veces hasta con gases lacrimógenos te sacaban de la propiedad injustamente cuando a veces sólo se trataba de problemas maritales o entre familiares que al final se arreglaban en la cama; muchas veces, la suegra incomoda, que por necesidad se le soportaba, hablaba a los policías, en pleno estado de ebriedad y, estos, llevaban a chirona a personas que no habían consumido alcohol.

En cierta ocasión me tocó ver como una señora se desgarro la ropa se arañó y salió corriendo descalza gritando por las calles diciendo que su marido la quería violar, cuando el tipo fue encarcelado injustamente, él se estaba separando de ella y relata en su declaración que no quería tener sexo con ella… y como estaba ganosa, la señora le dijo a él: “ah no esto no se va a quedar así… ahora me cumples o me las pagas”; y, como él no quiso, ya cuando vio estaba peor que cuando atrapan a un terrorista por el FBI. El anti motín estaba fuera de la propiedad de los dos y directo al penal injustamente. Ella se valió de la ayuda de los vecinos para hacer su fechoría y así consumar su acto.

Hace menos de un año una persona fue apuñalada y robada en pleno centro de la ciudad de Mérida, existe la demanda pero los policías como siempre no estaban cuando esto ocurrió. Fue a plena luz del día, no se comentó nada por miedo a que se publicará en los medios del sureste y se piense que Mérida no es una ciudad tan segura como se dice, además, no se trata de cualquier persona sino de un artista y expositor muy reconocido que trabajaba a dos calles del palacio de gobierno estatal.

¿Dónde está la impartición de la justicia y el trabajo de la policía que según nos cuida y a cuyos elementos les pagamos con nuestros impuestos?

De un 100 por ciento de las personas que pugnan una sentencia en el penal de Mérida, 80 por ciento son inocentes y el otro veinte sí son culpables con pruebas y flagrancia.

Creo que todos tenemos derechos y se tienen y deben de cumplir.

En las cárceles o penales, llámense ceresos, o como se llamen, existe la Ley de la Selva, o sea, el más fuerte sobrevive. Ponen a los inocentes con verdaderos asesinos y cuando estos salen ya están amaestrados para ser unos auténticos conculcadores.

En ocasiones, los policletos están con estas ratas y se hacen de la vista gorda.

¿Pero qué pasa? Cuando caen en un auténtico caso de corrupción o de la auténtica mordida ¿se deberá a que no están bien pagados?

Me ha tocado ser parte del abuso de estos tlacuaches bodegueros que valga redundancia tienen un buen olfato de perro y una vista de águila para identificar cuando no eres de aquí y hacen la faramalla de que según te están vigilando y ¡cuidado les contestes con voz fuerte!

Tratan de amedrentarte aunque a veces no saben ni hablar el propio castellano y mucho menos saben de leyes, y en las más de las veces ni su propio reglamento conocen como deberían. Pero eso sí, tipo Mr. Been (personaje inglés) a señas se comunican o como la Chimoltrufia: así como dicen una cosa dicen otra.

Necesitan una mayor preparación, no pasar de panzazo en la academia de policías.

¿A quién o a qué gobiernos debemos esta mala policía? ¿Sería a los gobernantes anteriores?, o ¿que necesitan exámenes más constantes en menor tiempo y que se les vigile constantemente?, ahí está la incógnita.

Es chistoso, pero antes podías estar en tu cama o en tú hamaca disfrutando de un buen programa televisivo y de repente te caía la tira, o el anti motín y tómala pichón… sólo bastaba de una denuncia de un vecinito incomodo y te preparaba una falsa declaración y los policías listos para realizarte un allanamiento de morada.

Te trepaban para empezar, luego te privaban de tu libertad, luego te esposaban y por último para entrar en confianza te daban unas caricias o mejor dicho unas buenas bofetadas y los maltratos físicos solo faltaba el tehuacanazo como los judas del barrio bajo de Tepito en la ciudad de México. Porque como los buenos perros después de encarcelarte y obligarte a declarar primero te llevaban a la Fiscalía y después te obligaban a declarar, luego te llevaban a la grande en un tour con otros inocentes igual que tú, pero a lo que ellos los movía era el dinero de la corrupción.

Muchas veces o la mayoría de éstas no llegaba a sus casas o con sus familias, terminaba dilapidado en cantinas, tugurios, con la otra o el otro según sea el caso.

Estaban contentos por que recibían una gran gratificación y sin pelos en la lengua en la propia Fiscalía entre ellos decían: “ya traje carne nueva jefe, luego nos arreglamos, ya sabe espero una buena grati”; así es como se expresan en su lenguaje vulgar.

Bueno pero no por algunos corruptos en las fiscalías y en la policía podemos generalizar… hay quien sí cumple bien su trabajo y además son incorruptibles. Me consta

Pero no se crea que siempre la ley sea igual para todos. Es a los más jodidos a quienes les dan las de perder.

O más bien son quienes pagan los platos rotos.

Recordemos el caso de la borracha asesina que se metió en sentido contrario y ¡zas!, cometió un atropello; hubo un muerto pero como sí alcanzo fianza, salió.

Creo que debería ser vigilada. La vida de quien asesino no podrá regresarla. El daño está hecho. Pienso que debería estar en terapias y hacer labores sociales y a la comunidad con su respectiva sanción económica además de podar, desyerbar todo un día que cocine en el penal, que les ayude a las presas a lavar sus ropas y que además vaya a un grupo de A.A. siempre y cuando sea vigilada pero no por un policía.

Que estén en contacto y se comuniquen para saber si realmente está tomando su terapia. Esto sería magnífico. Y no nada más aquí ni para un cierto tipo de personas si no en general para todos y cada uno de los estados. Falta mucho en materia penal pero no es imposible.

Además, que en estos tiempos modernos sea algo real y tangible.

Las personas ¿tendrán que hacer justicia por su propia cuenta? ¿Qué sigue? lo dejamos para ahora o para la siguiente generación.

2 thoughts on “Análisis Político.- De la impartición de justicia y policías corruptos en Mérida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *