El amor es una cosa esplendorosa y SEXOHORÓSCOPOS del 13 al 19 de marzo de 2017

Por: El Capitán LUJURIA PLUS

La conocí un domingo. Ella trabajaba como mesera en un bar de quinta. El caso es que de inmediato me excitó. “¡Qué culo!”, le dije a un amigo. “Está muy gorda”, me respondió. “¡Sí pero ahora mírala de lado. Mira ese culo, es enorme!”. “Sí, pero está gordota”, insistió mi acompañante. Luego de insistir mil veces, por fin aceptó salir conmigo. En una de esas, y después de una noche de ronda, me invitó a su departamento. Era muy femenino. Nos sentamos en un sillón roto, la cama estaba desvencijada, el papel tapiz de las paredes hecho jirones, bajo la cama había una maleta abierta repleta de ropa sucia. Desde donde estaba sentado podía observar la mesa llena de trastes sucios en los que merodeaban las cucarachas. “¿Te gusta mi casa?”. “Es muy bonita. Sí, me gusta”. Bebimos un par de cervezas. “Súbete un poco el vestido”, le pedí. “¿Te gustan mis piernas?”. “Sí. Súbete más el vestido”. Ella lo hizo. “¡Oh, ahora un poco más arriba, aún más arriba!”. “Oye, me dijo, ¿no serás alguna especie de maniático, verdad? Mis amigas dicen que hay un tipo que les hace cabronadas a las mujeres. Las recoge, luego las lleva a su casa, las desnuda y luego les navajea todo el cuerpo con un cuchillo”. “No soy yo”, repliqué. “Luego hay fulanos que te cogen y luego te descuartizan. Más tarde encuentran parte de tu culo en un río de aguas negras y tu teta izquierda en un basurero de algún callejón”. “No te preocupes nena. Hace años que dejé de hacer esas cosas. Súbete un poco más la falda”. Se subió más la falda. Era como el comienzo de la vida, era el verdadero significado del sol. Bebimos más.

Más tarde nos fuimos a la cama. Me puse un condón y me coloqué encima de ella. Di dos o tres caderazos, dentro y fuera, dentro y fuera, flup, flup, flup. “Por cierto, ¿cómo te llamas?”. “¿Y eso que importa?”, me contestó. Luego lo supe. “¡Oh, qué culo!”, gritaba yo. “No hables así, me pones cachonda”, me decía. Cuando se me subió encima, perdí momentáneamente la respiración. Y su culo, apenas pude abarcarlo con los brazos. Tapaba el mundo entero. Me hacía sentir como una chinche pequeña que se arrastraba por su interior. No sé por qué me gustaba tanto…. supongo que por ese culo. ¡Y las lonjas que tenía! No puedes olvidar un trasero así. Era una realidad. Era como irse a la cama con un monumento de carne encima. Me sentía electrizado. “Coger, coger, coger, estamos cogiendo”. Me vine y me quedé dormido en medio de sus tetotas.

El Capitán y su Gordibuena

Muy temprano, despierto de un sueño profundo. Una pálida luz se filtra en la habitación. La miro. Contemplo su bella melena en desorden. Siento que algo me baja corriendo por el cuello. Vuelvo a mirarla, detenidamente. Tiene la cabellera llena. Levanto la sábana: ¡hay más! Pululan por la almohada. “Vuelve a dormir papi”, dijo ella. Fui corriendo al baño. Escarbé entre mi escroto con los dedos y hallé algo. Lo saqué. Lo dejé caer en la palma de mi mano y lo contemplé. Tenía muchas patas. Se movía. Me quedé fascinado. Entonces me dio un salto y cayó en el suelo del baño. Me quedé mirándolo fijamente. Dio otro salto y desapareció. ¡Probablemente de vuelta en mi vello púbico! Me sentí enfermo y encabronado. Se me revolvió el estómago. Empezó la comezón y yo a retorcerme. ¡Era insoportable! Corrí hacía ella, la desperté y la insulté. “¡Mira lo que me has hecho!”. “¿Qué te ha pasado?”. “¿No lo sabes? ¡No he cogido con nadie! ¡Me has pegado piojos y ladillas! ¡Eres una cochina infecta!”. “¿Qué?”. “No tengo ladillas ni piojos. Mi amiga Rosario las debe tener”. “¿Qué?”. “Estuve con ella, las he debido coger al sentarme en su baño”. Me senté en la cama, a su lado. “¡No esperes que me trague esa mierda!”.

Comenzamos a quitarnos mutuamente las chinches de la cabeza y las ladillas de los pelos bajunos. Salí a la farmacia de la esquina. Había una mujer. “Soy víctima de una plaga”, le dije. “¿Qué?”. “Tiene algo para las…”. “¿Para qué? Arañas, pulgas, mosquitos, cucarachas, piojos…”. “Para las ladillas, piojos y chinches”. La mujer me miró con disgusto y asco. Manteniéndose lo más alejada posible me dio un shampoo. Le pagué. Me devolvió el cambio estirando el brazo lo más posible. Se retiró tan pronto pudo al rincón de la farmacia. Me sentí como un leproso.

 

SEXOHORÓSCOPOS

ARIES:Una de tus fantasías sexuales preferidas es que coges con un hombre vestido de mujer. Nada tiene de malo; en todo caso, sería como si te convirtieras por momentos en una manflora apasionada. Así que dile a tu marido que serías muy feliz si usa tus calzones y chichero mientras te bombea.

TAURO: Para qué fingir más. Tu mujer ya se enteró de que cuando te emborrachas, te da por ir con las comadres y ofrecerles una lana porque te orinen en la boca. Para qué pagar si en tu casa puedes recibir gratuitamente frescas duchas doradas. ¿Digo, no?

GÉMINIS: Últimamente traes a tu chocho muy deprimido, de tan insatisfecho que anda el pobre. Lo que necesitas es que te lo coman a bocados, así que si tu pareja ya no te da batería, te recomiendo ir con el carnicero o con alguien de virgo; en una de esas, sientes de nuevo esa sabrosita parte de tu cuerpo. Suerte.

CÁNCER:Andas triste porque tu fodonga mujer te expulsó, por borracho y jarioso, de su lecho de amor y te mandó a dormir con el perro. Pero créeme, eso tiene sus ventajas pues podría mejorar tu asqueante monotonía sexual. Ahora puedes pasarte la noche viendo películas porno mientras te la meneas sabrosamente (sin esconderte de tu vieja). Eso sí, aguas con Sancho.

LEO: Debido a tu horrible cuerpo de ballena, te sientes perdida y sexualmente insatisfecha. Pero no es pa’tanto. Hay muchos hombres a quienes tanta carne desparramada les desborda la lujuria. Busca y encontrarás.

VIRGO: Si para ti todas las mujeres son pirujas, los amigos sólo duran,lo que dura una lata de cerveza, el mundo está hundido en la porquería y lo que siempre triunfa en el mundo es la corrupción, el degenere y el PRI, ¿qué es entonces lo que les fascina a las chicas de ti? Supongo que además de tu pivote de 25 centímetros, tu candor, así que considérate un hombre afortunado.

LIBRA: Eres muy conservadora y por eso te preocupa saber que te aloca el sexo prohibido y sucio (ya sabes, participar en tríos, dar duchazos de orina a tus amantes, masturbar a tu pequinés, mascar pollas con los colmillos). Pero no pasa nada, es normal que las mochas como tú sean más cachondas que todas las demás.

ESCORPIÓN: No es raro que te encante sodomizar a jovenzuelas dieciochoañeras; tu problema es que sólo lo haces por no sentirte viejo e inútil y sobrellevar a tu fastidiosa y fodonga esposa. Pero nada cambia: eres viejo, feo, inútil y estás jodido. Así que mejor disfruta de la carne fresca por ese sólo hecho.

SAGITARIO: Mamashota, eres una feminista compulsiva y sé que, además de que te gustan las pervertidas más que las santas, quieres salvar al mundo. Pero, ¿no podrías comenzar por la cocina de tu casa, siempre llena de trastes sucios? Lo feminista no quita lo güevona y cochinona.

CAPRICORNIO: Francamente, estás asqueado de la vida. De todo lo que un hombre tiene que hacer sólo para comer, dormir, poder vestirse y echarse un palito de vez en cuando. Así que prefieres quedarte sólo en la cama, bebiendo cerveza barata y meneártela sosegadamente. Pese a todo, tendrás amor del bueno el día 29, seas soltero, abandonado o capado, perdón casado.

ACUARIO: El amor no florece en tu vida. Pero qué quieres shula, tu falta absoluta de metas y el sabor de tus pezones a leche cuajada sólo atrae a burócratas, a empleados de mataderos, a porteros de burdeles y a borrachos que duermen en las bancas de los parques.

PISCIS: Últimamente las mujeres te ven como una mierda viviente, y es que para ti sólo son máquinas sexuales que merecen ser vomitadas luego de cogértelas. Es necesario que espiritualices tus emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *